Busquemos otra cosa

Cuando no te conformas con lo que tienes

Archive for the ‘Personal’ Category

Sal en las heridas. Una conclusión necesaria.

Posted by sinsangre en 16 enero, 2008

La creación de un blog suele estar motivada por algún motivo más o menos terrenal. Unos lo hacen por mostrar sus aptitudes lingüisticas, otro para compensar una frustrada edición literaria, algunos para aumentar el ego y otros por aprovechar el tren de la moda o de la simple pérdida de tiempo. Yo no tengo ambición que satisfacer en lo antes mencionado. Simplemente creé este lugar para exorcisar mis miedos, frustraciones, rabias e injusticias que he padecido en estos últimos meses. Era una forma de contención, de mantener la calma y desahogarme con las letras, de evitar caer en la tentativa de ser zafio y cometer nuevos errores que no quiero realizar. Era un rincón y un amigo al que acudir.

Sin embargo, no he sido inteligente y vuelvo a equivocarme donde menos necesitaba ahora.

No voy a entrar en si tengo o no tengo razón, si el ejercicio de mi libertad me permite publicar lo que sea sin que le importe a nadie lo que se cuente en este blog ni quiero esconder mis sentimientos ni mi indignación. Los sucesos que generaron todo el torbellino están ahí y asumo mi culpa y mi condena con la serenidad que quiero que me caracterice. El tiempo me pondrá en el lugar donde me merezco y acepto los golpes porque, en parte, me los merezco.

Pero no quiero seguir ahondando en heridas que no quieren cicatrizar. No pretendo recuperar algo que ya está perdido. Todos somos adultos y con capacidad de decisión sobre nuestros actos, no de nuestros sentimientos, y hay elementos contra los que no se debe luchar.

La continuación de mis letras pueden dañar a quien menos se lo merece. Y no quiero hacerlo. Más no. Ahora que empiezan a asomar los frutos de mis decisiones, que estoy donde quería estar a pesar de todas las bajas que he dejado a mi alrededor y que asumo que seguirán asaltándome cada anochecer para recordarme lo que he hecho. Ahora lo único que quiero es que me dejen tranquilo, a mi y a los que me rodean. Y para ello habré de dejar tranquilo a los demás.

Es ahí donde entra el blog. Es mi lugar de desahogo, pero puedo entender que suponga sal para las heridas abiertas. Y no voy a continuar con esta aventura. No me compensa ni quiero que lo haga. El precio a pagar no se corresponde con el beneficio que me proporciona, del mismo modo que tan barato me resulta los costes de lo adquirido hasta ahora. He encontrado una puerta a la serena felicidad, a lo que todos ambicionamos pero que no nos atrevemos a afrontar. A aquello por lo que suplicamos con la boca llena pero que tan vulgar asemeja a los ojos de los demás. Me he arrastrado y herido en el camino. Ahora no duele.

Lamento lo que he hecho. Lamento no haberlo podido decir a la cara. Lo demás, no depende de mí.

Anuncios

Posted in Personal | Etiquetado: , , | 1 Comment »

Platos fríos

Posted by sinsangre en 15 enero, 2008

Resulta que cuando te pasas mucho tiempo deseando que llegue un momento en tu vida en el que, previamente, pensaste que ibas a sentir una catarata de emociones y un tremenda felicidad inabarcable va, se produce y te quedas con la misma cara de siempre, esa que no muestra algún indicio de satisfacción y que, realmente, refleja la realidad.

Que sí, que hay un cierto regustillo agradable, una suerte de sazón que permanece y que te rememora lo sucedido. Pero nada más. Nada de orgullo ni de ansiedad por compartir el sentimiento. Más bien indiferencia, tranquilidad y olvido relativo. Ese sabor lo he podido disfrutar por dos ocasiones esta semana. Casi podría afirmar que en el mismo día, con unas horas de diferencia.

Por un lado, me alegré enormemente de que consiguiera el Globo de oro al mejor secundario el que, sin lugar a dudas, es el mejor actor del momento. Javier Bardem. Ese “canario” que lleva años dando lecciones magistrales de cómo se debe afrontar un rol dentro de una película, como se interioriza al personaje para hacerlo creible y como sacar todo el jugo a papeles que, a priori, no darían para más de un melodrama barato. Desde el desagradable yonki de Días Contados, a la pura debilidad de Reinaldo Arenas en Antes que Anochezca. Por no hablar de su dolorosa interpretación de Sampedro en Mar Adentro o su sacado-del-mismo-infierno asesino de No es país para viejos.

No voy a profundizar en alguien que todos conocemos y que tan bien describen por ahí. El tema del artículo de hoy es que, pese a la admiración que he tenido por este animal de la interpretación y de las ganas que tenía de que recibiera un honor (discutible, que eso da para otro artículo) como es ese premio, me entero de la buena nueva, sonrío y sigo haciendo mis quehaceres con la más absoluta indiferencia. Lo que antes me suponía llamadas continuas a conocidos y devoración de imágenes y letras para confirmar lo sucedido, ahora fue un simple “ah, que bien” y punto.

Me pasó lo mismo anoche, en un ambiente de ensueño mientras preparaba unas deliciosas berenjenas rellenas.

Una de las personas que más daño me ha hecho en estos últimos tiempos recibió su propia medicina. Aquella “compañera” que se encargó de aprovechar mi ausencia durante la baja maternal para generar comentarios falsos sobre circunstancias, a todas luces matizables, que me situaron y sitúan en el ojo del huracán delante de mis compañeros de trabajo impidiendo de ese modo una felicidad digamos, absoluta, pues resulta que recibe de lleno la misma consideración por parte de los demás. No necesito confirmar que se han equivocado con ella. No pretendo ser tan imbécil como aquellos que le siguieron el juego y que ahora me señalan cuando no les miro, mientras juzgan acontecimientos ficticios sin conocer mi opinión al respecto. Es su problema. Pero si que me alegra, o eso pensaba, el comprobar cómo ahora recibe cada una de las patadas que yo sufrí sin poder defenderme y que experimente esa tristeza de la mentira con destinatario.

Una vez que conocí la historia. Pues, francamente me dejó indiferente. No encuentro regocijo, satisfacción, alegría o alguna de aquellas sensaciones que estaba esperando disfrutar llegado el momento. No me siento mejor por ello ni me jacto de su “desgraciada” experiencia. Simplemente pasó como con Bardem Me alegré de que le hicieran lo mismo que a mí, pero seguí preparando mis berenjenas con la más absoluta tranquilidad de conciencia.

Posted in Personal | Etiquetado: , , | 2 Comments »

Extraños conocidos

Posted by sinsangre en 11 enero, 2008

Ayer por la tarde tuve una reunión con antiguos amigos. Parece que los astros se alinearon favorablemente y pudimos encontrarnos, después de muchos años ya, unas tres cuartas partes de aquellos soñadores que veían el mundo desde una perspectiva idílica en la que la amistad, el amor, la confianza y el honor se convertían en un estandarte de lo que hemos conseguido con el paso del tiempo.

Y es que yo había desaparecido del circuito. Digamos que me apartaba de las reuniones gracias a miles de excusas, a cada cual más absurdas vistas ahora, con el paso del tiempo. Bien sea por no saber que hacer con los niños, por dificultades laborales o por los motivos más inverosímiles, nunca acudí a la llamada anual de la “congregación”. Sentía que ya no formaba parte de ellos, que mi destino me había distanciado demasiado de el suyo y que ya no tenía vivencias que compartir con aquellos a los que tanto tiempo dediqué. Pero, dadas las circunstancias, me obligué a reunirme con ellos de nuevo.

Y fue algo maravilloso.

Recibir a aquellos desconocidos conocidos de nuevo en mi vida, comprobar que todo había cambiado aunque seguíamos siendo los mismos. Descubrir cómo nuestros planes de adolescencia se hicieron realidad o no y confirmar los desvaríos a los que nos habíamos enfrentado en nuestro desligado camino y los sinsabores que nos atormentaban y que no supimos reconocer, generaron en mi un sentimiento de melancolía precioso y necesario en estos tiempos difíciles que he vivido en éste último año. Poco importaba todo los que nos rodeaba a cada uno de nosotros. Estábamos allí de nuevo, con mas años y menos pelos y compartiendo de nuevo lo que nuestros destinos nos había arrebatado. Volvimos a ser nosotros de nuevo., el soñador, el vividor, el leñador, la enfermera, el nexo freaky que mantiene viva la llama, el primero en todo…y yo, para sorpresa de los presentes. Los pocos que faltaban, también estaban entre nosotros, no hacía falta recordarlo.

No quiero que vuelva a suceder. Hay cosas en la vida de cada uno que hay que mantener ardiendo, aunque sea en forma de pequeñas brasas ansiosas por volver a avivarse. La próxima llamada que reciba, será respondida sin dudar lo más mínimo y, puede incluso, que sea yo el que la realice. Hay errores que sólo la experiencia te enseñará a corregirlos. No quiero que vuelva a suceder.

Les debo una disculpa.

Posted in Personal | Etiquetado: , | 1 Comment »

La rapidez de lo inevitable

Posted by sinsangre en 9 enero, 2008

Es curiosa la manera que tienen los diversos medios informativos de enfocar una noticia. Basta con pasar una misma actualidad por distintos prismas para que, de ese modo, transformemos lo que en acto sería una mera anécdota en un auténtico boom informativo que ocupe las primeras páginas de actualidad y genere hojas y hojas de debate.

Es de sobra conocido que una manifestación del obispado no se verá del mismo modo según la enfoque tal o cual medio, ni el rechazo a la política exterior de un país, modificaciones educativas o robos a mano armada con amparo legal. Es lo que, erróneamente, llaman pluralidad. Por desgracia, es lo que tenemos y hay que tratar de aceptarlo sin caer en sus trampas sin tener espíritu crítico y haciendo uso de esa cosita que algunos llaman sentido común.

Es así como leemos, que apropiado, en los medios escritos que el número de demandas de divorcio se ha multiplicado en los últimos nueve meses. Las parejas no se soportan más, han optado por la vía rápida y fácil y la familia se resquebraja y queda echa añicos. Claro está, no era necesario decirlo, todo por culpa de esos degenerados apestados y esas cosas malas y nocivas para esta recta sociedad en la que vivimos que son los homosexuales.

Ayer por la tarde charlaba amistosamente con un abogado sobre el tema en cuestión. Comentaba como las circunstancias habían cambiado en los últimos años, cómo surgió la Ley del divorcio allá por 1981 para defender a las mujeres de los abandonos habituales a las que eran sometidas y como, en un periodo tan rápido, las circunstancias han cambiado y los hombres quedan en desventaja en cuanto a separaciones se refiere. También tocamos el tema estadístico sobre lo publicado en estos periódicos. Y sonreía al confirmar que eso es cierto y que, ops, no comentaban que el número de separaciones había disminuido.

Es lo que tiene el llamado divorcio express. Simplemente enfoca la realidad desde otra perspectiva.

Lo duro es asumir que, desde la tarde de ayer, entras dentro de la estadística, y que el círculo se cierra dejando tras de sí una profunda oleada de tristeza y frustración que acompaña tu soledad de éstos últimos días.

Posted in Personal | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

El baúl de los recuerdos

Posted by sinsangre en 7 enero, 2008

Cuando te encuentras rodeado por una preciosa aureola de magia que te abraza y acaricia con suavidad, protegiéndote de todo ardiente fuego externo, desearías congelar ese instante en el tiempo y quedar completamente inerte contemplando tanta felicidad acumulada en un preciso y efímero instante.

Desde fuera se vislumbra como algo irracional, algo de quinceañeros,  no propio de personas que han visto el humo asfixiante de la sociedad ahogándolos con insistencia. También lo veo así cada vez que miro de reojo a los demás desconocidos amantes. Pero cuando uno lo vive en primera persona, cuando uno es el centro del mundo y quiere serlo. Cuando te da igual todo aquello que siempre ambicionabas y no ves en ello más que nimiedades y pérdidas de tiempo insensatas y lejos de tus anhelos, es entonces cuando encuentras todos y cada uno de los nexos de conexión unidos y cuando el paso del tiempo deja de ser un problema al no notar el movimiento en las agujas del reloj.

Es en ese momento, cuando te planteas castillos de ilusiones en los que rogarías poder acumular, en un pequeño y simbólico baúl,  ese excedente de euforia que te embarga, al igual que los previsores animales hibernadores guardan sus sutento para las épocas de necesidad. Pagarías un incómodo precio por mantener encerrado en una cajita esa alegría, ese big bang que genera todo el universo en el que vives y que te pertenece.

Para entonces, aprovechar el momento en el que los ánimos decaigan, el desánimo que genera que una palabra suene distinta a lo que pensabas en el momento en que la oyes salir de tus labios. Esas punzadas sangrantes que te imploran que te arrodilles o que quieras desaparecer bajo una montaña de mantas en la cama. Basta que se produzca una tontería de esa para que quieras volver a abrir ese cofre de recuerdos, y recordar tan grato sabor, para sentir esa calma que tanto necesitas ahora.

Posted in Personal | Etiquetado: , | 1 Comment »

Las abarcas desiertas

Posted by sinsangre en 6 enero, 2008

Es día de reyes, de gastos y de abusos innecesarios. Ya es tarde para eso. Pasaremos un mesesito de enero apurados en lo económico después de haber comprado objetos innecesarios, en algunos casos por compromiso, y nos daremos un besito de despedida con la idea de preparar con esmero las compras inconscientes en las próximas rebajas. Yo también caeré, no soy ingénuo, y cuando cierre éste artículo ya empezaré a ojear aquellas cositas que pensé recibir y que no asomaron bajo las hojas de papel de regalo.

Pero leyendo Papel en blanco, me encuentro un precioso poema de Miguel Hernández, de infancia y vida humilde donde las haya, en la que plasma, con su belleza habitual, su frustado sentimiento en los días que ya terminamos. Para finalizar las fiestas, Las Albarcas desiertas de Miguel Hernández:

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría

Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel

Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

Posted in Personal | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Astrud – Son los padres

Posted by sinsangre en 6 enero, 2008

Nada más adecuado para el día de hoy que ésta canción de Astrud. Son los padres, triste alegato de realidad en la que se tira la ilusión por los suelos al comprobar una de las grandes mentiras, como afirman los geniales Manolo y Genis. Letras ácidas y corrosivas, como en ellos es característico, y mala leche acumulada. Fue incluida en un recopilatorio del sello Jabalina, dedicado a la Navidad y repescado para su recomendable último trabajo del pasado año “Tú no existes”.

Astrud – Son los padres:

http://www.goear.com/files/sst3/a6bb18d8a227d23b7c946cb43a9e4f56.mp3″

Posted in Personal | Etiquetado: | Leave a Comment »

Mañana festiva

Posted by sinsangre en 6 enero, 2008

Escribo estas líneas bajo el efecto de la dictadura de la soledad. Nunca quise llegar a éste punto en el que me encuentro, encerrado en el cuarto y con una sensación asfixiante de tristeza acumulada. Hay miles de maneras originales de festejar un día como el de hoy. Pasear con los patines que con tanta ilusión ha recibido tu hija, darle de comer la compota al pequeño en un parque mientras compruebas lo bien que le queda el pelele nuevo o ir en masa a la sala de cine más alejada para ver alguna película sobre ardillas o abejas aventureras. Miles de alternativas, a cada cual más amigable y adecuada a la festividad que celebramos hoy. No contaba yo con pasarla a éstas horas sentado frente a la pantalla del ordenador, con la única compañía de una fría lata de refresco (no me atreví a arriesgar con algo más fuerte), y la suave melodía del In Raimbows de Radiohead compartiendo estos duros momentos conmigo.

Y no es que no lo esperara. Estaba convencido de que el curso de los acontecimientos desembocaría en este instante. Puedo afirmar, incluso, que soy afortunado por poder despertar junto a la pequeña y colocar, uno por uno, los paquetes de colores junto a su cama. Llenar la cuna de Alejandro con bultos enormes que no conocía y ver la alucinante sonrisa con la que se levantó Patricia al comprobar que todo lo que había soñado la noche anterior se había cumplido a las pocas horas. Abrir de manera desesperada los paquetes para apenas ojearlos, antes de continuar con las sorpresas, se convirtió en un momento maravilloso y mágico como viene siendo habitual. Al fin y al cabo son niños, inocentes de lo que sucede a su alrededor, y tienen la fortuna de vivir éste día con el polvo de estrellas con que se inunda cada una de las horas que lo acompañan.

Yo, seguiré escribiendo un poquito más. Leeré algún correo, navegaré entre mis suscripciones y escucharé algo de música. Se acabaron ya todas estas fiestas. Mañana comenzará un nuevo y maravilloso día. La dura zancadilla con la que me he tropezado en estas fiestas, ya ha sido sorteada.

Posted in Personal | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Un paso atrás

Posted by sinsangre en 2 enero, 2008

A estas horas de la noche, vacío. Todo se derrumba a mi alrededor y uno se planta frente al ordenador con las convicción de que no tengo ni la más remota idea de que es lo que ha pasado. Es una espiral de negatividad que, espero, me dure sólo unos minutos más, lo suficiente como para que termine éste artículo no programado. Es una de las razones por las que creas un blog, para plasmar emociones en papel  la pantalla, para pedirle a un mundo virtual un grito de consuelo que sabes no va a llegar más allá de una mera lectura curiosa de lo que pasa por la cabeza de éste extraño.

A estas horas, uno se tortura uniendo elementos aislados para conformar una pesada losa de plomo que hace ver la botella vacía prácticamente. Y no es justo, porque hay más de un motivos de serenidad y optimismo como para que el estado de ánimo sea más adecuado. De hecho, soy consciente, plenamente, de que en un par de horas todo volverá a serenarse y retomaré mi espíritu luchador que he descubierto en estos meses infernales. No conocía yo mi lado oscuro, y parece que lo tengo. En unos minutos encontraré el remedio perfecto para mis males. Ese elixir que es capaz de hacerte sonreir en momentos como éste. Al fin y al cabo, es entonces cuando comprendes lo valioso que es tener una amiga antes que una pareja.

Voy a tocar en su puerta a ver si está. Dicen que internet está acabando con la comunicación de las personas. No puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación. De entrada, en poco menos de trescientas palabras uno se ha olvidado de sus pueriles tonterías y ha conseguido que, por unos minutos, vuelva a serenarme. Voy un momento a sonreír.

Posted in Personal | Etiquetado: , | 3 Comments »

El camino de baldosas verdes

Posted by sinsangre en 2 enero, 2008

Tantas cosas por delante en este año que empieza. Da miedo sólo el pensarlo. No saber hacia donde te diriges crea una sensación vertiginosa que te lastra por momentos y te fuerza a andar con cautela. Te conviertes en funambulista. En un jugador de gallinita ciega, teniendo claro en mente donde está tu objetivo a la vez que titubeas dando golpes con el palo.

Así se presenta el panorama de este incierto 2008. Parece mentira que ya estemos a dos de enero y que la vida sigue su curso sin hacer ninguna parada para retomar el aliento. Han pasado tantas cosas pequeñas en estas treinta y tantas horas que valdrían para crear una bitácora aparte. Desde la horrenda y laboriosa noche de fin de año que tuve en suerte de padecer. No, no es una contradicción de términos. Hasta la sorprendente velada de la que disfruté tras una simple improvisación y en la cual se presentaron ante mis ojos los auténticos argumentos que explican el por qué tomé una decisión tan difícil para mi vida. Allí estaba todo. No era necesaria una argumentación detallada de lo que ocurría a mi alrededor. Tampoco sería comprensible para aquel que no haya sentido algo semejante. Tratar de explicar las sensaciones que se experimentan al viajar por una montaña rusa sólo lo puede entender aquél que se siente en un vagón y pierda el control al ascender por sus raíles. Sus subidas y bajadas, los giros descontrolados a velocidades de infarto, las ganas de llegar al final para poner fin a esa locura. Miles de descargas externas que provocan en uno la sensación de que ha perdido el timón que gobernaba su vida. Sin embargo, sabes que el final está cerca y sólo has de apretar los dientes para otra vez poner los pies en el suelo, con lo que el viaje se hace placentero y pides con ansias un nuevo ticket para volver a subirte de nuevo.

Leo y releo una y otra vez el párrafo anterior y no puedo hacer otra cosa más que burlarme de mi mismo. Pero si ni yo entiendo nada del por qué estoy hoy en el lugar donde he arrivado. No puedo ni tengo que buscarle más explicaciones a algo que estaba presente dentro de mí mucho antes de que se me mostrara. La delgada linea estaba ya cruzada, solo que no era capaz de asimilarlo sin sentirme sucio y traidor. El manto de niebla me impedía ver con claridad, ni siquiera lo que tenía a unos palmos delante de mi cabeza. No hay que racionalizar un sentimiento tan emocionalmente racional.Y si uno no es capaz de entenderlo del todo, intentar exponerlo a los demás resulta una tarea inalcanzable para alguien que no es capaz de describir la alegría que se experimenta al sentirse querido de esa forma tan altruista. Sólo el tiempo enseñará el camino a quien duda de mi enajenación. Sólo el tiempo. Yo hace tiempo que decidí rendirme ante la evidencia y esa decisión sólo tiñe este año bisiesto que empieza en un precioso tono verde (lima, oliva, palo o cualquiera de los que muestran esperanza)

Posted in Personal | Etiquetado: , , | 1 Comment »